podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.

2 ago. 2010

En ocasiones queremos afianzar

“En ocasiones queremos afianzar
alguna acción que suponga una ruptura
en la conducta habitual de uno
y para ello es necesario un refuerzo
que traduzca la voluntad en sentimientos
con los que la motivación continúe mas allá
de la propia superación de haberlo conseguido,
y así el sentimiento sea voluntad
y ambas generen la habitualidad deseada.


Para ello,
hay quien repudia sus acciones pasadas
y lo utiliza como elemento de voluntad
posicionando la visión de uno mismo
con soberbia necesaria para superarlo
pues el daño que uno sufre en el esfuerzo
le da una visión de perjuicio repudiable
y la repugnancia y el asco
son buenos motivos naturales
afianzadores.


Y hay quien es capaz de abstraerse
separando los elementos implicados
centrándose en lo que convenga,
aunque sea con subjetiva apreciación,
para conseguir avanzar con menos daño
en el arduo camino de su consecución,
enfatizando aspectos positivos
que le posicionen a uno en el descubrimiento
de lo válido que aún puede conseguir,
lo cual afianza la voluntad
instintivamente.


Pero en ambos casos hay sentimiento
que guía la voluntad hacia la acción,
para conseguirla, para perpetuarla
hasta que ya no suponga esfuerzo
contrario a la propuesta de futuro.


Si el sentimiento es refuerzo para la voluntad
¿Qué necesita ésta para perpetuarse?


Me temo que cada cual dará una respuesta
pero sólo veo dos razones
quizá la amenaza ante algo peor
o la esperanza por algún logro
aunque nunca la voluntad por sí misma
pues ya ambas integran
el combustible emocional que les alimenta.


Así que nuestro mismo corazón es voluntad
y sin esa chispa nerviosa necesaria
simbolizada como sentimiento con el que late
se pararía,
pero unas veces tranquilo
y otras agitado o preocupante
enseña cómo nos afectan,
y cómo deseamos,
las circunstancias vitales,
aunque no es sentir la invisible electricidad
ni quien lo genera
sino quien lo manda,
y nada fuera de esta objetiva
repercusión vital perdurará
porque es el subjetivo sentimiento
quien lo ordena.”

1 ago. 2010

Mas parecen moscas revoloteando

“Mas parecen moscas revoloteando
o insectos de esos molestísimos
que me pillan con las manos ocupadas
y nada puedo hacer para ahuyentarlos,
aunque mi intención sería atraparlos
para poder plasmar esas ideas fugaces
con los que la inspiración me arremete
para sonsacar de mi algunos versos
que uno tras otro formen un poema
y tras leerlo comprenda
qué me transmiten
y por qué,
aunque no siempre lo sabré
porque mis manos y atención
en ese momento sólo pueden usar
del mi limitado recurso de la memoria
aunque me queda la esperanza
de que si me han surgido
será por haber traspasado un lugar
donde mis pasos al invadir sus dominios
les hizo levantar su vuelo,
y dicha afrenta les produce espanto
y se revelan ante mi presencia,
así que se
que antes o después
volverá a suceder
y entonces,
espero, poder escribir.”