26 ago. 2015

La excitación ante el desnudo...

Foto propia.

“La excitación ante el desnudo
ahora la comprendo
pues tanta represión hay sobre ello
que se ha convertido en innatural
toda naturaleza con la que uno nace.

Ahora comprensible se me revela
que ser persona es no ser natural
en un intento por conseguir superar
todo rastro de limitación original.

Es una arrogante respuesta
ante la pregunta generada por la contradicción,
al parecer incomprensible,
de que seres tan dignos estén sometidos
a tan bajas ligaduras.

Pero cuando te desnudas alcanzas es ese estado
en el que percibes sin ambages
las condiciones contextuales que te rodean
y quedas unido a ello
notando cómo de tu sensibilidad surge tu fuerza
ya que todo lo percibes y te motiva
allí donde la piel no sea coraza.

Así que comprendo de su necesidad
y se que da miedo,
ya que tememos al frío o al vendaval,
y necesitamos de protección ante el calor de la luz
cuando incide tan directamente sobre la piel
y, sobre todo,
porque nuestras pulsiones no hayan escondite
y como el sudor o el hedor personal
nuestras pasiones quedan expuestas
produciendo excitación depredadora al rival
pero el afín,
se congratula por tu revelación.“

24 ago. 2015

Eso que usamos para mostrarnos al mundo...

Foto propia.


“Eso que usamos para mostrarnos al mundo,
fabricado para protegernos de los elementos,
personalizado por colores, texturas y formas
para que una vez aprobadas sus costuras y caídas
nos aporte una apariencia reconocible y voluntaria
encaminada hacia la aceptación,
bien del ego o de la sociedad,
pero, a fin de cuentas, de uno mismo...
ante el espejo.

Eso que hay que planchar, coser y limpiar,
eso que oculta formas y arrugas
y cuando aprieta hiere
y es temporal como el momento mismo
para el que uno se atavía…
pero tapa.

Es eso lo que en realidad
nos protege de la intemperie de la vergüenza
y desde la cuna es inculcado
mediante miradas, actitudes e imitaciones
obviando que recoge los efluvios y secreciones corporales
ensalzando una estética que nuestro ser,
por sí mismo, no alcanzaría,
e incluso necesita de distracciones
mediante aditamentos complementarios
bien aromáticos bien materiales
que unido a sugestivos maquillajes,
y actitudes y ademanes estudiados
intentarán superar, en la medida de la ambición personal,
a la implacable crueldad del chismorreo mundanal.

Eso....
eso es la ropa…
y no es nada más que…
esa necesaria representación
que proponemos de nosotros mismos
a este mundo que no quiere que nos mostremos como somos
pues bajo la imposición de culturales transmisiones...

¿quién eres tú sin eso?”

12 ago. 2015

Sucede, muy a menudo...


Foto propia: Grillo Camello

"Sucede, muy a menudo,
que cuando las circunstancias vitales
aprietan las correas
de la blanca chaqueta de fuerza
a modo de habituales represiones obligadas
pues,
que se den ciertas relaciones
fácilmente atribuibles a otras realidades
donde, incluso, los propios actores
llegan a creer que eso que sienten
es más verdadero
que la situación que la generó.

Impera la tendencia personal
de no querer estar solo
y tan sólo así
es que uno encuentra en ello fuerzas para avanzar
pues esas obligadas circunstancias
generadoras de sumisas obediencias
encuentran en esa otra relación
luz, vida, esperanza o futuro
o la alegría que se perdió.

Llámalo amistad, enamoramiento,
afinidad pasional, echar una cana al aire
o borrachera de una noche
o incluso odio, repulsión,
tristeza, alienación o depresión ...
siempre será recordado como experiencia
y te das cuenta de que esas relaciones
no se pueden considerar fuera de su contexto
porque de lo contrario aún servirían
para la alegría y la tristeza
cuando hacen del presente homenaje
a la bajeza que las generó
y, quizá, gracias a ella...
superada.

Nadie tiene culpa de ello,
aunque lo pareciera a vista de la moral
o de los cánones de la unión
o de lo que limiten los conceptos humanos,
pero, en realidad,
éste animal que somos sigue buscando
esa instintiva seguridad, sosiego y futuro
tan necesarios
para la perpetuación
de la propia alegría."

9 ago. 2015

Antes de que todo empeore...

Foto propia.

“Antes de que todo empeore
debió de estar mejor
y por circunstancias concurrentes
las fuerzas en juego reaccionan
creando desequilibrios comprensibles
pues de no producirse cambio
todo pareciera que todo debiera ser
un transparente mar en calma
o un relajante cielo estrellado
o una amigable música acompañante
o, incluso, que presa y predador…
corren porque juegan.

Aunque, también,
antes de que todo mejore
deben ir cediendo ciertas fuerzas
ante la aparición de otras
y poco a poco cejar en el empeño
pues ante esa nueva realidad,
ya no tienen cabida.

Nunca será ya como al principio
ni será tanto cambio como imposición
aunque sí quizá una media,
quizá imponderable o impredecible,
entre lo deseado y lo inevitable
que darán una nueva comprensión
de la vida.”

7 ago. 2015

Ese proceso por el cual...

Foto propia No tiene nada que ver con el contenido.

“Ese proceso por el cual
una persona se agazapa
dentro la apariencia de su disfraz
dándole espera a la ambición
y alimentándola para que siga latiendo
hasta que las circunstancias sean propicias
ya que nunca se ahoga del todo...
debe tener un nombre.

Quizá ese animal que aún somos
da un nuevo alcance a sus instintos
y para conseguir sus fines
ha de usar de similares felinas argucias
ocultándose ante vistas, oídos y olfatos
para no revelar quién uno es
y, con instintiva suerte, estrategia y ejecución,
avalanzarse sobre la presa seleccionada.

Como no siempre hay objetivo al alcance,
bajo la constante cadencia del tiempo
es forjada con precisión
la ardiente pregunta Sekispiriana
en el yunque de la retórica.

Templada, de cuando en cuando,
con helada represión e impotencia
irá dando entidad a su arma
y con la muela de la ambición
sacará el doble filo
con el que podrá blandir...
tanto por lo conseguido
como por lo atesorado.”

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.