podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.

31 jul. 2010

A todos, por motivos pretéritos,

“A todos, por motivos pretéritos,
nos surgen obsesiones afectivas
generadoras de aptitudes personales
que intentan dar significación
al continuo movimiento habitual
del agitado corazón que involuntariamente
se ve obligado a irrigar cada célula
con aquellos nutrientes imprescindibles
sin los cuales la vida dejaría de ser
ese espacio temporal inconcluso
al he hemos llegado sin querer
y al que debemos integrar
en nuestro todo.


Todos, con razones y sin ellas,
convertimos la vida en una búsqueda
donde la paz continuada
pueda ser una finalidad
y ello lo situamos en animales, cosas y personas
con cuya relación percibamos
que esa importancia que nos reconocemos
también es visto desde otras miradas,
pues nuestras necesidades
no entorpecen sino engrandecen
la cotidianidad.


Todos, agonizamos y palidecemos
cuando esto no se encuentra
sustituyendo ésta esperada dicha
por la mirada de uno hacia si mismo,
unas veces enfermiza
otras egocéntrica,
otras ausente,
porque comprendemos que este mundo
no es espejo de nuestro semblante.


Así que este cansado corazón,
al que antes o después aludimos,
se ve obligado a encontrase
donde se vislumbre una posibilidad
con acciones que atraigan
los sentimientos que uno desea para sí,
aunque no siempre con el mismo acierto,
aunque, a veces, ni sea oportuno
ni lata ya la necesidad que lo nombre
ni coincidan en el tiempo
los medios y las fuerzas
para dar luz a lo anhelado
generando sentimientos y acciones
discordantemente conexas
que acallen nuestros motivos pretéritos.”

29 jul. 2010

Qué misterioso embrujo será

“¿Qué misterioso embrujo será
ese que repercute en la voluntad
y una veces fuera inquebrantable
y otras insuficiente o apocada,
y otras inexistente,
o,
y si es que alguna vez existió?

Motivación y convicción
debe ser que necesitan de equilibrio
de manera que la segunda sea motivada
por no se qué causa
para poder llevarlo a efecto
y así la costumbre pervierta
lo que era una hábito o gusto o vicio
deseando otra normalidad distinta
a lo que uno realizaba y entendía
como acto integrante de su vida.

Será que la voluntad es insuficiente
aunque molinos mueva por sí misma,
será que la motivación es insuficiente
aunque la pasión sea la que muela harina,
será que dos insuficiencias
harán parecer que funciona
eso que llamamos voluntad
y otras querer
cuando ambas convergen
en la palabra necesidad.”

24 jul. 2010

No es siempre igual

“No es siempre igual
la apreciación del tiempo
no solo para uno mismo
sino entre personas ante lo mismo,
será que la misma cantidad transcurrida
será interpretada por cada cual
según sienta que ese intervalo
signifique más o menos
y en ese significar descubrir
que nada tiene el mismo valor
ni para uno mismo
ni entre personas ante lo mismo
ni entre lo mismo para lo mismo.

Debe ser que el tiempo
sólo tiene la función de transcurrir
y el significado que adquiera
nada tenga que ver con él
porque no es mas que algo superior
para que podamos saber
qué es lo que sucedió
cuando sucediera
y poder vislumbrar lo que sucederá
cuando se reunan las condiciones.

Así que tanto valor tiene un instante
como todo el transcurso de una vida
pues ambas circunstancias temporales
podrán importar tanto o tan poco
como el valor del recuerdo
de que aquello que latía
en todo ese tiempo
se diera o no,
doliéndose de lo que no se daba
doliéndose de lo que no se podía,
porque lo realizado y conseguido
por haberse podido dar
será recordado como un paso
en el esperado avance
como si de la siguiente inspiración
de cualquier acto respiratorio
se tratara.

Ya ves que en realidad
el tiempo se aprecia según lo conseguido
como oxígeno o asfixia existencial
cumpliendo su función de hacernos ver
lo conseguido en su transcurrir
pues aunque nos parezca
que es uno quien vive
es él quien transcurre en nosotros
en el implacable devenir.”

23 jul. 2010

Tras un cierto distanciamiento

“Tras un cierto distanciamiento
que nos permita adquirir una mirada
exenta de preocupaciones puntuales,
quizá consigamos vislumbrar
que cuanto ha sucedido
querido o no,
deseado o no,
nos dirigía, o dirige, hacia un punto
como si éste tuviera que producirse
y nosotros fuéramos la resistencia
para que ello se diera en nosotros,
así que cuando se consigue esa serenidad,
tan sólo entonces,
veremos esa trayectoria como inevitable
querida o no,
deseada o no,
llena de aparentes libertades
que nos hacían creer haber sido voluntad,
pero el punto en el que uno se encuentra
nunca se lo hubiera uno imaginado,
y no ves razones ni sentimientos
que den explicación plena
a lo que se es,
sino que uno se descubre
en la incómoda posición de desvelarse
como un minúsculo elemento de sí mismo.”

15 jul. 2010

Siempre existirá una debilidad

“Siempre existirá una debilidad
sobre la que toda la vida
pueda rehacerse o destruirse
ora conscientemente,
ora inconscientemente,
proveniente de dos momentos
actuantes como comunes a todos
y tendentes hacia la muerte
de lo que nadie puede sustraerse,
pero en cada cual,
serán momentos distintos
de histórica importancia.

Todo el movimiento será por ellos,
todo avance y retroceso, por ellos,
todo anclaje y despegue, por ellos,
todo tedio o sublimación...
sin ellos no serían reconocidos
porque son ellos los causantes
de todo cuanto se conoce,
o, cada cual, conoce de uno.

El primer momento es la frustración
experimentada en edades tempranas
que hará que choque nuestra ilusión
contra el muro de la vida
dejándonos en él parte de nosotros
y, quizá, sin dolor, recordemos siempre
la sensación de habernos dejado
alguna cantidad del ser
en aquellos momentos.

Recordado como impresión,
pero olvidando su motivo,
buscaremos de nuevo el muro
si la vitalidad nos lo permite
pues el espíritu nos conmina a superarlo.

El segundo momento,
es la elección de la vida
que deseamos sea cumplida
para que nos de, aunque a partes,
algunas satisfacciones suplidoras
de aquello que no pudimos superar
para poder recuperar parte de la piel
que en aquel muro, desdibujado ya,
quedó impresa fruto del accidente,
siempre involuntario, que sufrimos.

Fruto de aquella injusticia
voluntariamente se elijen situaciones
que al sentirlas nos contrarresten
en lo poco que si recordamos,
el dolor.

Así que nacemos puros a la vida,
esta nos sitúa ante ella con dolor
y nos enfrentamos a ella
buscando satisfacción,
no por ello mismo,
sino por huir del constante dolor
que llevamos dentro
y que tan sólo nuestras acciones
nos pueden ayudar a reencontrarnos
en toda, aquella rememorada, dimensión.”

10 jul. 2010

Quizá la esencia humana

“Quizá la esencia humana
no sea tan distinta de la de otros seres
no sólo de la misma especie
sino entre ellas,
e incluso,
las inanimadas.

Quizá toda actuación sea
una búsqueda por la estabilidad
que permita seguir viviendo
aún a costa de saber de dolores
que serán generados por uno mismo,
queriéndolos o no,
pero sin ellos sería imposible
seguir avanzando.

Así, la piedra rueda hasta pararse
aplastando todo a su paso,
el animal da muerte a otros
para alimentarse,
y aunque existan quejidos
y olores a sangre derramada
sin ello sería imposible continuar,
pero se hace para poder pararse
y seguir viviendo sin mas.

No es cuestión de dolor gratuito,
el ser humano bien lo sabe,
sino de equilibrar los daños
para que el avance necesario
no sea visto como crueldad
ante el dolor que inevitablemente
deberá ser ejecutado,
a menos que uno no prefiera morir
asumiendo todo daño
porque sabe que debe hacerlo
lo quiera o no,
y asumir con el sacrificio perfecto
su propia esencia.

Quizá no me refiera a la muerte misma
pero si que a aquellas acciones
que te van matando
porque no se dirigen a aquella finalidad
que uno lleva impreso,
y no te lo puedes extirpar.

Quizá me refiera a consentir situaciones
que aunque sean cotidianas
deban seguir produciéndose,
para que otros vivan.

Quizá me refiera
a la certeza de saber que vivir
no es lo que deba ser,
sino lo que uno elije que sea.

Quizá, a diferencia de animales,
plantas y piedras,
nosotros tengamos el gen de la creatividad
que en ellos es camino fijo
y en nosotros nos obliga a aprehender
nuestra natural coincidencia
en la elección.”

7 jul. 2010

Quizá ahora sepa mejor que antes

“Quizá ahora sepa mejor que antes
que todo despertar produce torpeza
y toda torpeza genera accidentes
y todo accidente lesiones inevitables
y toda lesión lleva implícito dolor
y todo dolor, quizá un llanto, una queja
y así nos reconocemos vivos
en el continuo acto de despertar
y la consciencia, una vez espabilada
antepone aquellos recursos aprendidos
para no tener que lamentarse
de dolores generados por lesiones
productos de accidentes cotidianos
achacables a la torpeza de quien ya no es
un párvulo.”

6 jul. 2010

Pasada cierta esperanza incumplida

 “Pasada cierta esperanza incumplida
la edad pesa como la tristeza
que uno es capaz de recordar
haber sentido alguna vez ...
por aquello,
aunque nunca será cierta,
porque significará
la amplificación rememorada
de lo que no se dio como uno quiso,
lo cual dejará un poso de ingratitud vital
que nos acompañará toda la vida
hasta olvidar su por qué.

Quizá así,
más fácil sea de transportar
la pesada carga de la edad.”

Cuánto me preocupará la certeza



“¡Cuánto me preocupará la certeza
que la pretendo como como al aire
fumándola como ese habano puro
del que anhelo todo su fugaz humo
portador de engañosa nicotina
procurándo para mí
todos sus alquitranes y males
que tanto me hacen toser
en la búsqueda de la sincera enfermedad
que conduce a lo que creo es verdad!

Pero nada es certeza ni certero
tan sólo son disparos tensos
confiados en el vaivén entrenado
de quien sabe haber tirado alguna vez
y tras ello comprobó que la bala sale
pero no a donde uno quiere,
sino en sus proximidades mas erradas.

Es cuando has aprendido a errar
cuando sabes que debes esperar
para ver dónde fue a impactar el disparo
porque será eso lo que te valga
y no la esperanza y la alucinación
de haberlo hecho,
quizá bien o adrede, mal.

Así que la certeza, nunca es lo cierto
o lo cierto es la seguridad en lo conseguido
aunque no fuera pretendido ni deseado
pero por alcanzado,
ciertamente ...
es lo adquirido.”