24 nov. 2012

Nunca ames a un o una poeta...



“Nunca ames a un o una poeta

te hará sentir endiosado o endiosada
se alojará en tu imaginación
haciéndote vivir la realidad
como esa ficción de la que luego
despertarás.

El impotente llanto te surgirá
como si te robara la vida
quien se la diste de corazón
por unas bellas palabras
que a la nada te conducen ahora.

Son ladrones de deseos e ilusiones
extirpadores de corazones
que sin anestesia conocida
no dudan en alejarse sonriendo
como hipócrita mercader tramposo
pues al venderte su defectuosa mercancía
te deja a tu suerte,
allí te apañes.

Te embaucan con sus rimas y asonancias
sus ritmos resuenan con los tuyos,
fragancias y esencias compartidas.

Su recuerdo es alegría y tristeza
de una vida ya inevitable
llena de amargura anunciada.

Nunca ames a un o una poeta
porque aprenderás lo que el alma
nunca debía haber conocido
ya que la convalecencia dura
hasta el nunca.”

9 comentarios:

  1. Guahh! David, ...me quedo muda! es cierto, la convalecencia cura hasta "nunca", mi más profundo aplauso ante tus letras tan acertadas, un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. pues yo amo a un montó de poetas.y poetisas pues sin ellos la vida..

    sería completamente diferente..

    y el sentimiento quedaría.. en el aire..y en el corazon. pero no escrito... de lujo como lo hacen ellos..

    Un saludo y gracias por tu paso por mi muro en google..

    que es eso que me dices del face...

    no sé como buscarte allí, ya me cuentas.. si que me gustaría hacer algún poema.. con vosotros..

    si sois ungrupo..

    saluditos

    ResponderEliminar
  3. Precioso poema que encierra sólo una parte de verdad. Porque a veces necesitamos que nos amen, aunque sea mentira y nosotros lo sepamos. Un beso, David.

    ResponderEliminar
  4. Hay una noche,un tiempo hueco,
    sin testigos,una noche de uñas y silencio, páramo sin orillas,
    isla de hielo entre los días;
    una noche sin nadie
    sino su soledad multiplicada.

    Se regresa de unos labios
    nocturnos, fluviales, lentas orillas de coral y savia,
    de un deseo, erguido
    como la flor bajo la lluvia, insomne collar de fuego al cuello de la noche, o se regresa de uno mismo a uno mismo, y entre espejos impávidos un rostro me repite a mi rostro, un rostro que enmascara a mi rostro.

    Frente a los juegos fatuos del espejo mi ser es pira y es ceniza,
    respira y es ceniza, y ardo y me quemo y resplandezco y miento,
    un yo que empuña, muerto,
    una daga de humo que le finge
    la evidencia de sangre de la herida, y un yo, mi yo penúltimo,
    que sólo pide olvido, sombra, nada,
    final mentira que lo enciende y quema.

    De una máscara a otra hay siempre un yo penúltimo que pide.

    Y me hundo en mí mismo y no me toco.

    ResponderEliminar
  5. Precioso poema que una persona anónima me ha dejado a esta entrada que languidece ante ese universo en el que se refleja, a mi modo de ver, la realidad de la mentira, quizá forzada pero siempre voluntaria. Por eso que nadie pase y menos cuando, hay soluciones, aunque uno no las vea, o ¿no quiera enfrentarse?, todo es posible, incluso a que yo no tenga razón en nada, pero, mentiría si, incluso, creyera en mi después de todo, o de nada. Nadie sabe donde está el límite de la mentira, o de ciertas mentiras, pero uno no puede vivir sin sus efectos, como los de la verdad, y ésto es lo que promueve a su contraria.

    En fin, gracias Anónimo por este regalo que aquí dejas, es precioso.

    Un abrazo y felicidades por el poema.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo, dejó una entrada sobre: queremos que nos amen...

    Sólo decirte que amar es lo más importante en la vida pero la mentira, ni querida ni deseada, la quiero porque es algo que conduce al caos total.

    Al igual que el átomo necesita de equilibrio, la mentira es lo que lo desestabiliza. Sea como sea, es necesario que se establezca la estabilidad, aunque no sea la apetecida o la reconocida por todos, pero, estabilidad en un mundo de frágiles equilibrios.

    Fíjate, en un mundo de mentiras, también tiende a darse un equilibrio en el que existe una verdad que lo permite, y es que todos saben que están mintiendo.

    Gracias por dejar tu impresión a mi entrada, Anónimo. Te mando tu beso, aunque con un poquito de interés por la demora ante la respuesta.

    ResponderEliminar
  7. Sólo de interés,soy yo quien se queda muda ante esos ojos que tienes. Gracias por seguirme con tanto cariño.

    ResponderEliminar
  8. Estrella, seguro que nos veremos por estos mundos virtuales.

    ResponderEliminar
  9. Gracias David por el cumplido, más el cumplido es para tus letras, "Mentiras" es hermoso..."que prefiere ser lerdo o torpe antes de hipocritarme"...y de "Hoy estoy Seco"..."proque la semilla no germina y no hay agua que no lave mis heridas"...; comparto también el gusto por el poema Espejo de Octavio Paz que te han dejado; aunque ya no este activa en la red, de cuando en vez, cuando pueda pasare tu casa, miles de abrazos, TQM

    ResponderEliminar

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.