3 oct. 2010

Hay quien sabe expresar

“Hay quien sabe expresar
sus inquietudes y opiniones
con grácil y práctica oratoria
siguiendo un quema particular
de situación en situación
y ello le hace sentirse amparado.


Hay quien con música exterioriza
ese mundo interior existente
uniendo pentagramas y letra
en un magistral estilo
con el que poder afirmarse,
ya que las palabras solas,
a veces fallan
porque no existe el contexto
donde ellas
puedan ser sentidas.


Y quienes de otros artes
utilizan para expresar su idea
en la apuesta creativa
de que lo percibido es realidad
con barro, hierro, madera, pintura ...
y a los demás nos toca
admirar o rechazar su legado
cuya función es dejar constancia
de su subjetividad personal
que en aquello plasmado
nos suscite la duda
en nuestras concepciones.


Lo importante es tener esa convicción
que te impulsa a expresarte
a sabiendas que es imperfecta
esa apreciación particular revelada,
porque nunca llegas a quedarte
algo mas tranquilo.


En todos los casos,
tanto el parlanchín como el poeta,
el pintor, escultor o creativo,
el actor, cantante o letrista,
pintor, escultor o trasformista ...
en fin, mil formas hay de arte
con la única finalidad
de sacar lo oculto de la apreciación
para dar vida a la vida.


Es triste encontarse al arte
rebajado cuan bufón al entretenimiento
para aprovecharse de la ansiedad general
dirigiéndola al particular beneficio
de quienes dirigen a las masas
en sus gustos y apetencias,
aunque nada de ello
lo quite al arte
su arte.”

2 oct. 2010

Dicen que el corazón tiene motivos

“Dicen que el corazón tiene motivos
que la razón no entiende,
y yo siento y se de su verdad
ya que el amor
es la mayor de las razones
a la que uno puede atender
y lo que duele
es no sentirlo con generosidad,
pues podrá no haber amor concreto
pero la relación entre todos
es de concordancia afectuosa
y a lo contrario lo llamamos dolor.

Cuantos nos rodean
esperan de nuestra respuesta
como nosotros hacia ellos,
bien sea en el trato o la atención,
en la palabra dada,
o en el proyecto conjunto,
cualquier falta en ello
no sólo le duele al otro
sino más a quien rompe
esa armonía esperada
sin la cual ni la confianza,
tiene cabida en este pacto.

Amor es esperanza
en que lo dado es positivo
así que las razones que duelen
son las argucias del dador
en el afán de un beneficio
que quizá distancian o limitan
las motivaciones del receptor.

El amor tiene motivos
que la razón de los otros
no acepta
y en este cruce de sentidos
se piensa que el amor válido
es el sumum de las esperanzas de uno,
y, quizá, así deba ser
que en vez de amar
digamos querer
porque es mas fácil
llegar a un pacto de necesidades.”

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.