podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.

8 jun. 2015

Como un juego de poder ...



“Como un juego de poder
entre lo recibido y lo recibible,
con balanza truncada
hacia que un ser uno sea menos que un somos,
ya que la actitud es lo dominable
y de ahí el carácter y al ser,
así se sabrá
si es o no la continuidad posible
aunque lo continuable sea lo impuesto
al alma.”

5 jun. 2015

Uno vive creyendo...




“Uno vive creyendo
en un futuro de esperanza
pero lo cierto y real es
que aquella se materializa
gracias a las actitudes de las personas
con las que uno se relacionó
y, fuera lo querido o no,
aportaron su granito de arena
a nuestra montaña llamada ser.

Sus huellas ya forman parte de cada presente
concretado por actitudes
que aportarán su granito de arena
a las inevitables relaciones,
queridas o no,
de cualquiera otro que
ofreciendo su ladera transitable
nos incite a depositar nuestras huellas
porque también él viva creyendo
en una montaña llamada ser.”

3 jun. 2015

Solo venimos a pasar el rato...


“Solo venimos a pasar el rato
pues con nuestras acciones
contribuimos a que la naturaleza,
en su ignota insondabilidad,
encuentre la manera de continuar
y como lo hace siempre...
a lo grande.

A ella no le importa ser cruel
y tanto como delicada es
porque para ella sólo son rasgos
que coexistiendo en el mismo ser,
o en el mismo contexto, o al tiempo,
o hasta enfrentadas o de la mano...
siempre son útiles herramientas disponibles
para que una y otra vez siga germinando
ella misma, de sí misma…
para sí misma.

Nosotros, estúpidos humanos,
creemos que lo que hay nos es útil
pero ella tiene planes que nos superan
directores de cada “algo” incluso antes de su existir
pues reside en la esencia de todo
y tanto es así
que no aceptamos esa, su lógica
por la que cada cosa es una anomalía temporal
portadora de variaciones necesarias
para que con ellas la naturaleza...
se autoengendre.

En el fondo todos los seres,
vivos e inertes,
existentes e imaginarios,
somos transmisores de utilidad
y en ello encontramos la gratificación
tras este obligado paseo regalado
al que llamamos vida
pero...
para la vida.

Así lo sentimos en nuestra esencia
y no puede ser sino porque,
realmente somos
porque sólo venimos a pasar el rato…
naturaleza.”