podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.

28 ene. 2011

Esa nebulosa dubitativa...

“Esa nebulosa dubitativa
que aparece en mi entendimiento
tiene su origen en la ponderación
entre la lógica y el sentimiento
ya que éste domina al primero
sin el cual, regir es adoptar un papel
de fría actuación no deseada
pues es mi deseo sentirme bien
antes y después de cualquier acto.

Antes es la previsión futura,
después es la huella dejada,
ahora es el compromiso eterno
de lo que antes y después
me dirá el pasado que seré.”

27 ene. 2011

Quizá fuera bueno saber de mis motivaciones...

“Quizá fuera bueno saber de mis motivaciones
esas que poema tras poema van dejando huella,
y yo, al no verlas, como papagallo
repito incesantemente,
incluso indecentemente.

Quizá fuera como si
de saber mi sino se tratara,
que al conocerlo mejor me guiara,
aunque también me limitara
a no poder mirar allá
porque no me correspondiera.

Quizá con cada poema dirijo mis sombras
hacia quien hago creer que es lo único
que suscita mi pasión y me los motiva.

Se que no me sé
y de ese mundo exterior
ensalzo a quien descubro
que en algo de mi interior
me premia.

¿Quieres ser tu esa persona?,
avisada estás
pues soy consciente de mi mentira y falsedad
y te la explico con sinceridad,
¿quieres recibirla sin mas?
ya sabes que te daré lo mismo que a otras
pero ensalzando a tu persona
según en tí me descubra.

¿Egolatría o humildad?”

26 ene. 2011

No es difícil provocar...

"No es difícil provocar
que la imaginación eche a volar
cuando se da una deseada proyección
de alguna ilusión latente
en nuestro mundo interior,
es como verse ante un espejo deformado
donde uno ve lo que quiere
acomodando postura y distancia
según quiera que se refleje.

No es voluntario ni querido
pero si divertido y necesario
porque la realidad
no es esa imagen acomodada
al gusto de cada cual.

Nos damos cuenta
cuando chocan ilusión y afán
con la penuria de la limitación,
aunque sea consentida
y no se pretenda su terminación,
porque siempre hay un por qué
que mas allá de la razón todo lo explica
por ésto aquí reside cualquier sonrisa,
provocada por esa caricatura
que por absurda produce alegría,
y es nombrado
como futuro, sueño...
o esperanza."

21 ene. 2011

Ocupar el espacio entre realidad y sueño...

“Ocupar el espacio entre realidad y sueño
o entre deseo y posibilidad
es a lo que uno puede aspirar
cuando escribe verso a verso
esa imaginativa locura
en la que emerge con algún significado
lo que se llama poesía.

Nunca pueden suponer una realidad
las palabras escritas para el recuerdo
porque son acciones impotentes
al no darse en el cara a cara
del día a día.

Serán deseos, anhelos, sueños
necesarios como cualquier otra contingencia
pero no pasarán de ser meras exposiciones
que a otro le tocará,
si acaso,
realizar,
o sólo quedar escritos.

Quizá ésta es la magia de la poesía,
sinergia entre lector y escritor,
donde incitación y acción
es el sugestivo tul que la envuelve
con apariencia de apetecida...
¿realidad?”

20 ene. 2011

¿Cuántas palabras equivalen...

“¿Cuántas palabras equivalen
a un beso, o un abrazo,
un roce o un susurro,
un olor o un recuerdo?

¿Cuántas acciones suplantarían
a ese significado subjetivo
que cada una de esas situaciones
en cada cual significan?

¿Cuántas veces acertar
si es la palabra o la acción
lo que la persona demanda
arriesgándose a apostar en el instante
con una impronta,
quizá injusta
quizá inapropiada,
ojalá esperada?

Como no sé, o no puedo,
o no debo, o no quiero,
o no deseo...
engrandezcan mis palabras tu corazón
modere mis acciones tu mente
sea acogida mi intención en tu saber...
percibe mi anhelo.

Recíbeme como entiendas
que con todo ello debo estimarte
o quererte,
o amarte,
o desearte,
o cómo creas estoy contigo
con las palabras que emito
dejándolas desnudas sobre fondo blanco
o transportadas por el aire
que nunca podrán simular
a ese beso o ese abrazo,
ese roce o susurro,
o recuerdo o fragancia
que quizá tu prefirieras
en vez de éstas
con las que intento adularte
porque con tu existencia
a la mía,
animas.”

19 ene. 2011

Cada día es una normalidad distinta...

“Cada día es una normalidad distinta,
cada despertar es una visión alternativa,
cada desperezo o sorbo del desayuno
es tan diferente al de ayer
como que nunca habrá otro igual
y aunque somnoliento y perezoso
no pueda hallar la diferencia,
aunque cumpla con la rutina
hasta parecer normal definitivamente,
ese del espejo siempre me dirá
que nunca es lo mismo
y que esa mirada es distinta
porque hoy es mañana.”

17 ene. 2011

Me trae el recuerdo una situación entre él y ella:

Me trae el recuerdo una situación entre él y ella:

“Quizá fuera por necesidad
que pululaba en contra del viento
atento a aquellas fragancias
delatadoras del objetivo de su afán
que antecediendo al sentido de la vista
delataría la cercanía de esa apetencia
que ese día le empujaba a vivir,
comparando en su cerebro
cuantas fragancias, colores y formas
fuera captando involuntariamente.

Con cuerpo tenso ante dichas señales
buscaba en las ráfagas de aire
la dirección de la que provendrían
esos selectos aromas premonitorios
de lo que sólo él y ella
llegarían a experimentar
en un acto inimaginable
de mutua apasionada necesidad.

Un viento fresco provocador
transportaba señales, muy diluidas,
de lo que debía ser finalidad,
así que se orientó en su dirección
y a cada metro con mas fuerza percibía
que la causa de su día estaba cerca
y aumentando la velocidad
se apresuró, cerrando los ojos,
a dejarse guiar por la penetrante fragancia
convirtiéndose en guía de su avance.

En esta esperanza empezaron a formarse
imágenes en su mente claras y nítidas,
colores, formas y aromas
que idealizaban la belleza que buscaba
consiguiendo que el pensamiento se embelesara
de lo que debía ser el augurio
con el que su vista ansiosa de pasión
debiera distinguir entre tanta variedad
concretando así su apasionado anhelo.

Al abrir los ojos, divisó en la distancia,
un balanceo de suma sensualidad
que le hizo aminorar la marcha
para enfocar la mirada en dicha forma
que aunque quedaba aún lejana
ya era preludio de alegría.

Conforme se acercaba,
con tensión ansiosa,
sabedor de que no podía abordarla
sin mas remedio comenzó la danza
que en torno a ella la centrara,
unas veces adelante, otras hacia atrás,
con movimientos delicados,
suaves, sin brusquedades,
de vez en cuando rozaba su piel
intentando acompasarse con la brisa
para que le ayudara a aumentar la sensación
que por grata le haría abrirse
a la aceptación de su compañía.

Notaba como su cuerpo se estremecía
cuando con leves roces la recorría
de arriba a abajo su figura
por delante y por detrás,
con la humildad del penitente.

Ella iba captando la energía
que al coincidir con su anhelo
poco a poco permitiría
que los roces se prolongaran
para transformarse en abrazos,
unas veces suaves otros penetrantes
que le abrirían por apetecido
a la aceptación de su compañía.

Ella, a veces, lo compelía a retirarse
para susurrarle sus fragancias
abriendo sólo un poco de su ser
y así captar también
el olor que él expelía
cuando al acercarse por la incitación
exudara por sus glándulas
señales de afinidad,
humedades apetecidas
premonitorias de la unión.

Entonces, ella se abrió
dejándose ver cuanto de maravilla
a él le excitara para con ella
poder rozarse en eternos abrazos
que condujeran a lo inevitable
con salivas y dientes,
movimientos apasionados
y agitaciones extenuantes,
horas que parecen segundos,
minutos de deseos de no terminar
segundos de miradas penetrantes.

Y quedó todo consumado
cuando ambos se fundieron en común fragancia
que dejó marcada la flor,
despeinada y descolocada
el sumo acto de la polinización.”

16 ene. 2011

Cuántas veces me pregunto...

“Cuántas veces me pregunto
si lo que acaece no será por ser deseado
y en ello la voluntad intervenga
mas allá de las creencias y planteamientos
favoreciendo que se den las circunstancias
para que puedan darse esos deseos
en el habitual día a día
donde uno se somete, con gusto o no,
a esas rutinas obligadas
donde no tienen cabida
ni sueños ni sentimientos
que no conduzcan al fin esperado
con las acciones supuestas,
pero el acaecer sucede.

Cuántas veces me pregunto
si no será que el deseo transforma
al deseoso en el medio necesario
para llegar lo mas lejos posible
de lo que hay detrás de él
y voluntariamente el apetito aumente
con esas apariencias de tanto bien
viviendo ese espejismo tan de cerca
que no tenerlo es agonía
y conseguirlo es voluntad.

Cuántas veces me pregunto
si no será que con el deseo
uno es capaz de ver el mundo
con los ojos propios de un hombre
que no se resigna a vivir su corta vida
anclado en supuestos de vida
que lo único que hacen es ordenarle la vida
para que no perciba que existen
otras vidas.

Cuántas veces me pregunto
¿por qué el deseo?
Si con ello transgredo la norma
porque no es sólo el deseo
sino la voluntad de alcanzarlo
y con ello adquirir su sentido
es lo que quiero.

En el fondo la vida
es el riesgo de desear lo indeseable,
hacer lo inapropiado
y con ello ser
lo que uno nunca deseó.”

15 ene. 2011

La otra noche me desperté...

"La otra noche me desperté
leyendo sobre tu vientre unas palabras
que tu habías escrito,
estábamos acostados
y sólo aparecían de cintura para arriba
nuestros cuerpos desnudos.

Leía mientras tu sonreías
cada palabra que estaba escrita
con tinta negra, a veces azul oscuro,
formadas por renglones de seis o siete palabras
que no eran versos,
con loas que algo querías decirme.

Con mi dedo índice,
recorría cada renglón y en voz alta
iba pronunciando lentamente
cada una de ellas, y conforme avanzaba
aparecían palabras mal escritas,
sin significado, que también leía,
y nos producía cierta simpática hilaridad.

Al cabo de varias líneas
aumentaban estas situaciones
dándose el caso de que sólo una, dos o tres
tenían sentido y el resto no,
incluso varios renglones eran ilegibles.

Pero no importaba nada
porque cuando ya nada eran palabras
y todo eran sonrisas
acerqué mi boca a tu pezón derecho
y mordisqueándolo me desperté
con sabor a leche materna en la boca,
que saboreé
durante gran parte de la mañana."

Caminar es un esfuerzo necesario...

Caminar es un esfuerzo necesario,
obligado por nuestra naturaleza
donde se coordinan cuerpo y alma
allí donde la realidad centellee.

Cuan córvido atraído por su brillo
uno tenderá a apoderarse de su valor
para hacerlo propio y almacenarlo con otros,
pero siempre aportará significados
a la normalidad, obligada y urgente.

Caminar es dejar huella o rastro o esencia
de aquellas imperfecciones
que tanto nos definen y atan a este mundo,
así, el peso hundirá los pies en la tierra
hiriendo su normalidad
por los elementos naturales peinada,
nuestro paso adulterará la naturaleza del follaje
quebrando su curso natural de crecimiento,
y,
el cansancio, impregnará con nuestro sudor
en cuantos objetos nos apoyemos,
así que aunque no queramos,
nuestro paso se impondrá a la tierra y vegetación
aportándole sentido de dirección y motivo,
ese que a veces,
ni uno mismo reconoce
pero que el viento transportará
mas allá de donde uno estuvo.

Caminar es permitir que nos descubran
y alguien conozca de nuestras limitaciones
pues en tales signos, con sensibilidad,
tanta información se puede averiguar
que no hace falta la presencia.

Con frecuencia, sólo estos rastros
revelan lo que la apariencia habitual
quizá no se atreva a declarar.

12 ene. 2011

El niño dejará de ser niño...

“El niño dejará de ser niño
cuando con sus niñerías
no consiga su propósito,
entonces, aprenderá a caminar,
y encontrará su propio estilo
usando de la verdad o la necesidad
como términos análogos
para conseguir sus propósitos,
ora inmediatos, ora futuros,
pero siempre tendrá un mismo afán
que la inmediatez presente
conduzca a un futuro más apetecible.”