27 jun. 2017

Llega un momento...

Foto propia

“Llega un momento
en el que el silencio debe ganar
a ese ruido interior de egolatrías
ora legítimas ora presuntuosas
que te hacía creer en existencias
no reales.

Hay un momento que sabes
que el recuerdo no inmortalizará
ninguna de tus aspiraciones
pues aunque te ayudaron a oxigenarte
ahora se vuelven expiraciones
cuando no expiaciones
expropiadoras
de ambiciones.

Vives en el momento en el que te percatas
que es desde el anonimato
donde has realizado todo
y sólo tu eco ha vuelto a ti
siendo ello lo que te hacía creerte parte del todo
o merecedor de un rayo de luz
que iluminara tu ego y,
si existiera,
tu mensaje.

Comprendes que tu momento
no sólo siempre es el mismo,
sino que nunca has avanzado
y que es tu anonimato
lo que eres.”

21 jun. 2017

Cada mañana, al despuntar el alba...

Foto propia

“Cada mañana, al despuntar el alba,
pero justo con los primeros rayos de luz
en el alero de mi tejado el vigía otea
y si adivina la más mínima apariencia
empieza su saludo matinal informativo.

A lo lejos, distante, cuan Silbo Gomero
en tono y timbre acorde con los ánimos
responde otro oteador ora susurro ora chillido
que más parecen los bandos de un enfrentamiento
aclarando las circunstancias de sus reinados.

Hasta bien pasado ya el sueño
no cejan en sus negociaciones
que más parecen terminar siendo advertencias
con el fin de establecer sus políticas
sin las cuales habrá guerra.

Entonces, al incidir bien los rayos y su calor
ambos bandos buscan sitios más ventajosos
conminándose con piares y graznidos
a no traspasar el límite convenido
pero no siempre es así
pues algún púber gorrioncillo lo transgrede
sin saber que sus juegos y arrogancias juveniles
son el detonante de un enzarzamiento
de agudísimos piares y picotazos
que al poco ponen las cosas en su sitio
expulsando al zarandeado jovenzuelo
a buscarse juegos en otro sitio,
y, curiosamente,
se hace el silencio aviar
y comienzan los vehículos a circular..”

18 jun. 2017

A veces agradezco la monotonía...

Foto propia

“A veces agradezco la monotonía
ya que gracias a ella aprecio el regalo
de esos momentos de la vida
que salpicando en tus quehaceres
se asemejan al romper de olas
que te hacen reaccionar
pues te sientes empapado
y hasta con sabor salado
desde la orilla entre los mundos
en la que siempre estoy.

Así que
ante la repentina risa o llanto de algún infante
o el abrazo o los besos entre semejantes
o ante sensuales formas corporales
o inconexos gestos por no ser a ti dirigidos
o el efecto doppler de los sonidos circundantes
o una ráfaga de viento, una mirada perdida, un desdén
o gotas descuidadas de aires acondicionados
o el canto arrebatador de algún pájaro
o un gato haciendo el vago
o un vehículo apoderándose de su conductor
o el calor inesperado... en invierno
o el frío reconfortante... en verano
o la ensoñadora lluvia… siempre.

En fin, ahí se acaba tu monotonía
apareciendo solas las palabras
que asociadas a tus sentimientos,
de poderse recordar
posiblemente…
serían inmediata poesía.”

9 jun. 2017

Es fácil avanzar sugestionado...

Foto propia

“Es fácil avanzar sugestionado
sometido a creencias de sucesos increíbles
bien magicos bien espirituales o fantásticos
que le aportan a la vida ese necesario interés
normalmente inexistente por tediosa y aburrida
y, por norma general, edónicamente injusta.

Como humanos que somos
vivimos culturalmente aceptando
a dioses, reencarnaciones y vidas eternas,
consecuentes de goces y castigos
según nuestras acciones en vida
summun de lo más alto del ser humano
pues su espiritualidad no puede perderse
tras la inevitable muerte
al saberse como cierto que uno no termina yéndose
ya que cree dejar más de lo que obtuvo.

La realidad es que si hubo algo de magia
o si uno creyó que existía el cielo o el infierno
o si se concluyera mundialmente
en que con la muerte no puede acabar todo
no es por lo que uno sea temporalmente
ni tampoco por lo que viviste o moriste
sino porque si existe algo espiritual
será por haber recibido lo que otro te dió
y dichas sensaciones te hicieron creer
en magias y fantasías personales
introducidas con historias moralizantes
que sugestionaron tu comportamiento
con dioses, infiernos y reencarnaciones
motivado por un supuesto bien y mal
directores de tus potenciales expectativas
y generando alegría o temor
ante previsibles sensaciones.

Pero por mucho que lo rechacemos,
es que uno será lo que a otros seres transmita
pues carne y huesos se pudrirán
y monumentos y ritos se perderán
permaneciendo sólo
lo que en la siguiente repercusión quede
de recuerdo memorístico o genético
como útil para ese ser,
tal como pasó contigo.”

6 jun. 2017

Cuando los instintos duermen...

Foto: https://4gfc.wordpress.com/2013/11/29/open-thread-friday-29-november-2013/

“Cuando los instintos duermen
bien por abundancia bien por inanición
todo se tranquiliza y sopla en viento
así que hasta el león harto de alimento
duerme patas arriba,
o en un manto enorme de seda compartida
las feroces y solitarias arañas conviven,
o los canes, felinos, peces y aves domésticas
hacen las delicias de sus amos,
o los elefantes y delfines y orcas dominados
encuentran su libertad en la obediencia de sus captores,
esos mismos que no dudan en adiestrarlos
agotándoles hasta la extenuación del aburrimiento
cuando no, infringiendo castigos disciplinarios
ante cuya sumisión el humano
sonríe traduciéndolo como tierno amor.

Pero tampoco dudamos cuando afectuosamente
segamos por el tallo la vida de flores y ramajes
para dar lustro visual a una estancia
o con su fragancia ocultar ciertos humanos edores
propios de la domesticación social
envuelta en falsa belleza textil y cosmética
llenando irremisiblemente la despensa espiritual
de facilidades conductuales que hacen la vida
aún más sumisa…

Pero el depredador, por contra de la presa
que está predispuesta a asustarse ante cualquier cambio
y de ésta manera salir corriendo incluso haciendo el ridículo
pues por manso que parezca,
y aunque a veces hasta pazca y se avegane,
sigue demostrando en su forma de caminar
y más aún en su aura y forma de respirar
esa capacidad inevitable de destrucción total
que aplaca los instintos hasta acabar con la vida
para que sirviéndose de ellos
él sea más él..”

4 jun. 2017

Colocarse tras un espejo...

Foto propia

"Colocarse tras un espejo
e ir proyectando una imagen
con el fin de que quien la mirare
reconozca reflejado en ella trazos propios
y tras analizarla toda, si se implicare,
sorprenderse de tal afín sapiencia
signada con un nombre que no es el suyo,
eso es escribir.

Si generó risas o llantos o asombro o miedo
o si transmitió pena, tristeza, felicidad o ansia
o, incluso, si tras el primer vistazo, indiferencia,
esa grafía mostrará su procedencia
pues quizá sólo buscaba entretener
o transmitir admiración o contemplación
pero también dejar claro la necesaria pulsión
de plasmar por escrito lo que uno lleva dentro…
su pasión.”

En un momento se quiebra la vida...

Foto propia

“En un momento se quiebra la vida
como un palo cuando sometido ante una fuerza,
cruje
y a ese sonido le sigue un estruendo que anuncia
que deja de ser lo que era
para convertirse, comparativamente, en nada,
como algo roto, inservible o inútil.

Antes de ello, como rama, tronco o tallo
era portador de irrigadora savia
que en la dirección oportuna alimentaba
ora brotes ora flores ora orugas o pulgones
e, incluso,
era el oteadero de aves o sustento de nidos
o de él, colgantes vainas contenedoras de crisálidas
era punto de partida para el futuro y la esperanza.

Quizá ese momento cuando escuché el crujido
me trasladó al sentimiento de dolor y total pérdida
inundando mi mente su potencial pero truncada vida
al ver esos trozos en los que quedó,
pero continué creyendo que se descompondrían
hasta convertirse en ese impersonal polvo
que tras ser pisoteado y mezclado con excrementos
alguna vez el agua al alcance de raíces diseminaría
y con suerte, tras su capilar filtración,
otro, pero ya no él mismo,
enhiesto surgiría.

Pero es evidente que mi tristeza me engañaba
pues cuando una vida se quiebra
se produce más vida
sólo que hay que comprender
que dejó de ser activo protagonista
para sumarse a aquello de lo que él se valió
y aún con su disgregación
sigue formando parte del todo que ahora es presente
y entonces era ignoto futuro,
adquiriendo así su sentido
mientras no se rompa
el natural ciclo.”

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.