21 jun. 2017

Cada mañana, al despuntar el alba...

Foto propia

“Cada mañana, al despuntar el alba,
pero justo con los primeros rayos de luz
en el alero de mi tejado el vigía otea
y si adivina la más mínima apariencia
empieza su saludo matinal informativo.

A lo lejos, distante, cuan Silbo Gomero
en tono y timbre acorde con los ánimos
responde otro oteador ora susurro ora chillido
que más parecen los bandos de un enfrentamiento
aclarando las circunstancias de sus reinados.

Hasta bien pasado ya el sueño
no cejan en sus negociaciones
que más parecen terminar siendo advertencias
con el fin de establecer sus políticas
sin las cuales habrá guerra.

Entonces, al incidir bien los rayos y su calor
ambos bandos buscan sitios más ventajosos
conminándose con piares y graznidos
a no traspasar el límite convenido
pero no siempre es así
pues algún púber gorrioncillo lo transgrede
sin saber que sus juegos y arrogancias juveniles
son el detonante de un enzarzamiento
de agudísimos piares y picotazos
que al poco ponen las cosas en su sitio
expulsando al zarandeado jovenzuelo
a buscarse juegos en otro sitio,
y, curiosamente,
se hace el silencio aviar
y comienzan los vehículos a circular..”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.