18 jun. 2017

A veces agradezco la monotonía...

Foto propia

“A veces agradezco la monotonía
ya que gracias a ella aprecio el regalo
de esos momentos de la vida
que salpicando en tus quehaceres
se asemejan al romper de olas
que te hacen reaccionar
pues te sientes empapado
y hasta con sabor salado
desde la orilla entre los mundos
en la que siempre estoy.

Así que
ante la repentina risa o llanto de algún infante
o el abrazo o los besos entre semejantes
o ante sensuales formas corporales
o inconexos gestos por no ser a ti dirigidos
o el efecto doppler de los sonidos circundantes
o una ráfaga de viento, una mirada perdida, un desdén
o gotas descuidadas de aires acondicionados
o el canto arrebatador de algún pájaro
o un gato haciendo el vago
o un vehículo apoderándose de su conductor
o el calor inesperado... en invierno
o el frío reconfortante... en verano
o la ensoñadora lluvia… siempre.

En fin, ahí se acaba tu monotonía
apareciendo solas las palabras
que asociadas a tus sentimientos,
de poderse recordar
posiblemente…
serían inmediata poesía.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.