24 ago. 2015

Eso que usamos para mostrarnos al mundo...

Foto propia.


“Eso que usamos para mostrarnos al mundo,
fabricado para protegernos de los elementos,
personalizado por colores, texturas y formas
para que una vez aprobadas sus costuras y caídas
nos aporte una apariencia reconocible y voluntaria
encaminada hacia la aceptación,
bien del ego o de la sociedad,
pero, a fin de cuentas, de uno mismo...
ante el espejo.

Eso que hay que planchar, coser y limpiar,
eso que oculta formas y arrugas
y cuando aprieta hiere
y es temporal como el momento mismo
para el que uno se atavía…
pero tapa.

Es eso lo que en realidad
nos protege de la intemperie de la vergüenza
y desde la cuna es inculcado
mediante miradas, actitudes e imitaciones
obviando que recoge los efluvios y secreciones corporales
ensalzando una estética que nuestro ser,
por sí mismo, no alcanzaría,
e incluso necesita de distracciones
mediante aditamentos complementarios
bien aromáticos bien materiales
que unido a sugestivos maquillajes,
y actitudes y ademanes estudiados
intentarán superar, en la medida de la ambición personal,
a la implacable crueldad del chismorreo mundanal.

Eso....
eso es la ropa…
y no es nada más que…
esa necesaria representación
que proponemos de nosotros mismos
a este mundo que no quiere que nos mostremos como somos
pues bajo la imposición de culturales transmisiones...

¿quién eres tú sin eso?”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.