12 ago. 2015

Sucede, muy a menudo...


Foto propia: Grillo Camello

"Sucede, muy a menudo,
que cuando las circunstancias vitales
aprietan las correas
de la blanca chaqueta de fuerza
a modo de habituales represiones obligadas
pues,
que se den ciertas relaciones
fácilmente atribuibles a otras realidades
donde, incluso, los propios actores
llegan a creer que eso que sienten
es más verdadero
que la situación que la generó.

Impera la tendencia personal
de no querer estar solo
y tan sólo así
es que uno encuentra en ello fuerzas para avanzar
pues esas obligadas circunstancias
generadoras de sumisas obediencias
encuentran en esa otra relación
luz, vida, esperanza o futuro
o la alegría que se perdió.

Llámalo amistad, enamoramiento,
afinidad pasional, echar una cana al aire
o borrachera de una noche
o incluso odio, repulsión,
tristeza, alienación o depresión ...
siempre será recordado como experiencia
y te das cuenta de que esas relaciones
no se pueden considerar fuera de su contexto
porque de lo contrario aún servirían
para la alegría y la tristeza
cuando hacen del presente homenaje
a la bajeza que las generó
y, quizá, gracias a ella...
superada.

Nadie tiene culpa de ello,
aunque lo pareciera a vista de la moral
o de los cánones de la unión
o de lo que limiten los conceptos humanos,
pero, en realidad,
éste animal que somos sigue buscando
esa instintiva seguridad, sosiego y futuro
tan necesarios
para la perpetuación
de la propia alegría."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.