2 feb. 2011

Los caminos, a veces, se tuercen...


“Los caminos, a veces, se tuercen,
o hay obstáculos que al pasar aparecen
o sucede que hay que apartarse
quizá un momento o un tiempo
o en a delante,
de esa trayectoria iniciada,
hace ya,
con la primera intuición,
en fin, a los sucesos vitales
aprendes a adaptarte
para poder seguir avanzando.


Lo que uno nunca tiene en cuenta
es que ese camino rara vez es llano
o exento de indeseables problemas
porque caminar es enfrentarse a cada metro
con el único ánimo de avanzar
pero siempre hacia algo mejor.


El camino es una esperanza
aunque no se conozca en final
donde movimiento y desgaste se aunan
en la inevitable motivación por la espera
de poder descansar.


Ocurre que después de avanzar,
cuando ya se lleva un buen trecho
y las inevitables cicatrices ya curten la piel,
sucede que uno ya no es el mismo
pues aquel que inició su andadura
tiene de común sólo la esencia
que le permite seguir avanzando,
pero no de la misma forma.


Quizá uno no pueda elegir
la motivación misma del movimiento
pero si sabes de aquellas apetencias
a las que debes acudir
porque sólo a través de ellas
te mueves
y
te sientes vivo.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.