4 abr. 2011

Qué bonita es la ilusión...

“Qué bonita es la ilusión
cuando todo parece funcionar
y con razones o sin ellas
el engranaje gira y mueve
toda aquella maquinaria
que tanto produce.

Qué bonita es la ilusión
porque hace creer
y por ello se producen cambios
sin los cuales nada sería distinto.

Qué bonita es la ilusión
hasta cuando ésta desaparece,
aunque le anteceda la tristeza,
porque aquello que funcionaba
resultó tener algún engranaje suelto
y mientras encajaban
todo giraba sin preocupaciones
quizá por la afinidad entre ellos,
o sólo porque querían moverse
y ambos se encontraron.

Qué bonita es la ilusión
porque nos hace vivir situaciones
que sin ella nunca se darían
aunque luego se imponga la realidad
y lo pare todo
haciéndo creer que esos engranajes
nunca debieran haberse juntado.

Qué bonita es la ilusión
incluso cuando sólo es ímpetu
y nunca llegue a producir movimiento
mas allá de la imaginación
o más allá de los sueños
porque atraen apetencias impensables
desde la postura convencional.

Qué bonita es la ilusión
aún cuando en su empeño fracase
aún cuando en su desarrollo
encuentre escollos insalvables
porque el movimiento creado,
aunque no llegue a su fin,
es pura creación
y como tal,
probablemente, incomprendida.

Qué bonita es la ilusión
y sin ella
qué fea es la vida.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.