4 feb. 2012

Al darme cuenta de mi aptitud...

“Al darme cuenta de mi aptitud
que ni buena ni mala, sólo la mía,
me percato de las repercusiones
inevitablemente abocadas
que con ella he conseguido.

Al analizarme, como puedo,
sólo me surge para esos casos
pedir perdón.

No quiero que sea entendido
como un, así es la vida,
ni como, un continuemos,
ni como, un alejarme o que me echen,
ni que, cambiaré para ti
ni que, tu cambies para mi
ni tan siquiera
como una justificación de mi ego.

Quiero que sea entendido
como lo único que de mi brota
pues tal como fue mi aptitud
aquí hay la misma impronta.

Quiero que desde el convencimiento,
el mismo con el que lo hice,
sea atendida esta afirmación
y lo que a otros he propiciado
cuando mis necesidades dirigían
a mi sentimiento y razón
era lo que veía necesario
tanto si acerté como si erraba.

Se que esto es absurdo
ya que en nada me diferencio de nadie
tan sólo, quizá, en declararlo
desde mi sinceridad
con la que siempre me expongo.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.