11 ene. 2009

Antes y después
















"Siempre hay un antes y un después
porque siempre un después será marcado
por ese antes del que dependerá
lo que devenga en ese futuro
que, probablemente, también
será el antes de un después.

Todo es como el viento
que siempre está, incluso quieto,
y aunque presente en cada instante
siempre será distinto
y empujado por el anterior
será anhelado por ser aire
mientras seamos capaces de respirarlo.

Por esto es que un fotón empuja a otro
y éste es empujado por el siguiente
en el infatigable camino rectilíneo
hasta derramarse sobre quien lo reciba
con la única condición
de aceptar su choque vital
consiguiendo iluminar su vida
y sólo durante un instante
ser capaz de reflejar
el color real que uno posee.

Así que más cierto
que no hay un antes sin un después
es que sólo éste será recordado
quedando atrapados por esa certeza
que dicha impresión nos mostrará
de la realidad habitualmente
situada en las sombras
del comportamiento usual.

Así, habrá quien viva en un antes,
porque el esfuerzo de comprender el ahora
suponga el sinsabor de corrientes
que transportan fragancias
no reconocibles.

Quizá deba comprender
que soy una gota en un río
y el cauce por el que discurra
es el que debo recorrer
en la posición que otras gotas me sitúen
y ya tenga bastante con saber que formo
la realidad que le da nombre.

Alguna vez deberé ascender
para caer en otra corriente
pero siempre seré la misma molécula
aunque me toque vivir helada
porque las condiciones ambientales
serán las que me den mi estado.

Pero soy el viento, la luz,
el agua, el fuego y la tierra
en el inabarcable mundo
de los sentimientos de una persona."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.