28 mar. 2013

Gracias a esas pautas familiares...



“Gracias a esas pautas familiares,
emanadas de mentalidades,
aprendemos a rechazarnos
en la esencia que somos
desde la misma cuna.

Herimos nuestra desnudez
con ironías y sarcasmos
tendentes a humillarnos
si algo de ella mostramos
aunque sea accidental e involuntario.

Así vestimos, para taparnos
cubrir vergüenzas e intimidades
malos olores y feas vistas
propias de repugnancia,
o centrarlas todas
en el exclusivo sexo
con jocosos ademanes amorosos
que menosprecian al propio sexo.

Con el tiempo, aumenta,
no sólo el tiempo en uno acumulado
sino la vergüenza con que el tiempo
al cuerpo rubrica.

Señalamos laxitudes y acumulaciones grasas,
arrugas y formas menos atrayentes
con mentes todas tendientes
a seguir difamando
la desnudez inevitable.

Nada hay más bello
que contemplar la desnudez
tal y como sea
joven o viejo,
gordo o flaco,
alto o bajo
tenso o flácido
y que se rían los quien quiera
que de su propia ignominia
se ríen.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.