16 mar. 2013

Salen los brotes, buscando el sol...

 I
 
“Salen los brotes, buscando el sol,
con ese verde imberbe, arrogante
propio de quien no sabe de pasados
ni de sucesos que en marrón tornan,
verde de pura incipiencia
blanquecino primero
intenso después.

Y desarrollarán hojas, ramas y frutos
que nada sabrán de ese silencio
protagonizado por el viento
al enmudecerse el mundo
cuando la desolación se produjo
arrasando, quemando, aplastando
cuanto signo de vida contuviera.

Y de sus frutos, las semillas nuevas,
con poso de evolución ignota
quedarán fortalecidas y atraerán vidas
quienes convencidas, harán sus hogares
y todo el conjunto, pasado el tiempo,
no sabrá de desastres,
casi serán impensables,
cuando todo, otra vez,
rebose de vida.”

II

“Quizá, primero, sean los insectos
revolviendo los escombros, las brasas
oxigenando el ambiente,
alimentándose de los restos orgánicos
depositando sus excrementos
quienes fertilicen y favorezcan
que los vestigios que quedaron
puedan continuar sus vidas.

Quizá ellos, atraigan aves
que hambrientas,
en ese espacio arrasado
dejen sus desechos y huellas,
sus olores y plumas viejas
y encuentren atrevidamente,
en esta tristeza,
un buen sitio donde habitar.

Con sus sonidos y colores
atraerán a otros seres a convivir
bien como afines, bien como presas,
y junto con el resurgir natural
poco a poco,
tiempo a tiempo,
todo adquiera normalidad
enriquecida,
aunque no deseada
por la fatalidad.”
 III

Y toda la naturaleza se dará
con toda su plenitud
cuando a ese terreno baldío,
desolado, negro, lunar
poco a poco lo invadan
todos aquellos seres arrogantes
que atrevidamente y sin permiso
vayan creando su nuevo hábitat,
y le demuestren a ese terreno triste
que es tierra propicia para la vida
y tras la depuración involuntaria
él mismo
es el que atrae a la vida
sólo que tiene que dejarles...
pasar.

IV

Cuando todo se llene de colores,
cuando los sonidos callen al silencio
cuando el deambular sea la tónica
cuando a vista de pájaro
todo sea vida,
la desolación desaparecerá.

V

Así es la naturaleza y el corazón
así nos sentimos ante un derrumbe
así, con toda naturalidad,
la desolación e impotencia nos invade
cuando una ladera sepulta a un pueblo,
un maremoto anega las habitadas costas
o un amor crea su agujero negro
en nuestro corazón.

La muerte siempre está llamando
en cualquiera de sus formas
pero tras ella es la renovación
quien se da naturalmente.

VI

Somos aves Fénix
que de las cenizas resurgimos
una y otra vez,
fortalecidos volvemos a nacer
y cada vez que volamos
nunca es solos,
siempre es de la mano
de un amigo.

2 comentarios:

  1. ... enmudece el mundo, y rebosa la vida!!!,...tiempo a tiempo: todo adquiere su normalidad, ... dejar pasar la vida, y cuando todo se llene de colores: la desolación desaparecerá!, tras un agujero negro, siempre hay una renovación!!!... además del encanto de tu poesía, mi querido David, es inmensa la esencia de tus mensajes, abrazo especialmente: resurgimos una y otra vez, ..."cada vez que volamos nunca es solos, siempre es de la mano de un amigo." Bendecida con tu amistad, un abrazo con todo mi cariño mi amigo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias María Asturias, tu mano me impulsa y me alegra que encuentres en la mía un cierto apoyo.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.