2 abr. 2013

La vida de esos instantes...


"La vida de esos instantes
locos, incomprensibles, impacientes
se alimenta sin duda alguna
demostrándonos, de cuando en cuando,
que no sólo existe el tiempo pausado
por las prisas o el tedio medido,
sino que el tiempo
acaba o empieza
de uno a otro,
y no por ello hay tempo
sino capacidad de esperanza
pues de uno a otro
si algo debe haber
es ella.

Quizá la falta de fuerzas,
quizá la ansiedad por revivirla
nos haga creer que lo monótono
viene delimitado y nos enreja
en un mundo establecido
por costumbres y elecciones varias
que llegan a convertirse en norma
incluso...
ya exigidos.

Si de algo le echo en cara a la vida
es que aquellas personas
productoras de tales momentos,
al llegar a ciertas elecciones,
acobardándose de su metamorfosis
se introdujeran de nuevo en sus caparazones
y como tortugas, desde su profundo eco,
como vivieron se fueran.

No hay palabras sólo una
se llama soledad,
y aderezada con decepción,
salpimentada con rabia,
untada con aceitosa indiferencia
y avinagrada con gotas
de mis lágrimas saladas
dan forma a esta ensalada
en la que se convierte el corazón
que terminas comiéndote tú sólo
...con rancias patatas.

No me hables de tiempo,
para mi no existe esa convención
pues sólo un paso transcurre
cuando hay un nuevo momento
y cuando sucede
vuelven a ser
locos, incomprensibles e impacientes
sólo que en cada paso nuevo
me surge la certeza de que se dará
ese momento final
y sólo dudo en el quién lo producirá
si la otra persona
o, 
esta vez...
yo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.