7 oct. 2013

Hace tiempo, años, no muchos...

Foto: candidez > Mario Humberto monasterio Calderón.

“Hace tiempo, años, no muchos,
me encontraba esperando
que un semáforo me permitiera,
como peatón, llegar a la otra acera,
no muy lejana,
y así seguir hacia mi objetivo.
A mi lado izquierdo llegó
una presencia de baja estatura,
ni al pecho me llegaría,
pero bajando un poco mi vista,
disimuladamente,
vislumbraba a una figura,
un bulto encantador,
mirarme sin percibir
que yo la podía ver.

Noté que se quedó en pose
como de admiración, embobada
y con las manos hacia el pecho
firmemente sujetaba unas libretas
jugueteando con una mano
como quien empapela su corazón.

Una de sus piernas
situó medio doblada
y el pié en la que terminaba
atrasado y atravesado lo posicionaba
moviéndolo de lado a lado.

De soslayo, veía su carita
que con tímidos suspiros palpitaba
y al notar que nadie la miraba
libre se sentía
de expresar así su alegría.

Pasado un buen rato
ante un mayor suspiro la miré
y con una gran sonrisa de aceptación
la agracié acariciando su sonido
pero al sentirse descubierta
tensa y firme
con la mirada al frente
esperó al siguiente instante
donde el semáforo nos separó
y sin volver la mirada atrás
no se qué prejuicio
la dulzura de mi…
se separó.

Pues así siento a la vida
que a veces me suspira
creyendo que yo no la veo
pero cuando sabe que la miro
con cualquier prejuicio como pretexto
me trata como
si no le interesara.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.