24 oct. 2012

Abultas tus suaves mejillas...

“Abultas tus suaves mejillas
obligando a los maquillados labios
rojos, perfilados, apetecibles, carnosos,
a una mueca de agrado por mi presencia,
medio sonriendo, discreta, timidilla...
como si con ese lenguaje me dijeras:
te gusté, lo se, te gusté.

Tensa con la postura perfecta
casi sin mover tu enhiesto cuello
notabas desde la distancia
como en ti me fijaba
al acercarte a mi.

Ya, muy próximos,
centrado en el paso elegante y decidido
perseguía la forma de tus pies
elevados por clásicos tacones
donde surgían
cercano a sugerentes tobillos
la hermosa forma de tus piernas
imbuidas en un magnífico tejano
que realzaba tu cadera
obligándome a homenajearla
con mi vista unos instantes.

Generaste en mi el deseo
intrigado por tu entallada blusa
pues al pasar a mi lado
superaste un obstáculo
donde estirando levemente la espalda
quedé preso de la estela de tu perfume
y una fugaz impresión de tu piel.

Se balanceaba a tu ritmo
un bolso en tu brazo flexionado
mano cerrada,
manicura perfecta
muñeca al cielo,
que aprovechando el contoneo
corregiste a un colgante moderno
para situarlo discretamente
entre tus protegidos senos.

Aunque no te conozco,
impulsiva complacencia,
quiero homenajearte con este poema
que en mis ojos empezó a escribirse
al revelarse en mi tu belleza
pues detrás de tus gafas oscuras,
se que me inquiriste desde la distancia
y por eso...
discretamente,
me sonreíste.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.