29 jun. 2013

Quiero que te mueras...


“Quiero que te mueras
y que sea pronto
y que yo no lo sepa,
tan solo que no aparezcas
y extrañando tu ausencia
me imagine una historia
en la que encuentras tu camino
y decides vivir tu vida.

No quiero seguir viéndote
porque cada cierto tiempo
a mi lado acudes solícito
ante ese hambre que te acucia
o con el cuerpo lleno de heridas
y maúllas en mi puerta
ofreciéndome tu lomo
y tu cuello como sumisión
no sé de quién hacia quién.

Eres callejero, lo sabemos,
y tu mundo está afuera
olisqueando el escape de los vehículos
enfrentándote a las amenazas gatunas
yendo siempre más allá
buscando siempre
lo que agudice tus instintos.

Pero siempre vienes
delgado, despeinado, sucio,
con heridas, a veces, graves,
y con tus azules ojos
que parecen espuma mar
depositada en la arena,
me miras, maúllas, toses,
te tiendes ante mi
y frotándote contra mis piernas
mis manos te acogen
y siempre pienso...

¿por qué no te has muerto ya?”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.